Las anclas de Los Hijos de Godesh

The following text is placeholder known as “lorem ipsum,” which is scrambled Latin used by designers to mimic real copy. Lorem ipsum dolor sit amet Nullam vel ultricies metus, at tincidunt arcu. Morbi vestibulum, ligula ut efficitur mollis, mi massa accumsan justo, accumsan auctor orci lectus ac ipsum. Proin porta nisl sem, ac suscipit lorem dignissim et. Curabitur euismod nec augue vitae dictum. Nam mattis, massa quis consequat molestie, erat justo vulputate tortor, a sollicitudin turpis felis eget risus. Aliquam viverra urna felis, eu ornare enim consectetur sed. Morbi vitae ultrices velit. Sed molestie consectetur metus. Proin neque eros, dapibus ac accumsansodales sit amet velit. Cum sociis natoque penatibus magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Suspendisse potenti. Nulla commodo semperfermentum. Etiam ullamcorper ultrices massa, vel pretium nulla faucibus sed. Quisque sed turpis lacinia, dictum augue ut, blandit turpis.

 
 
green-1072828_1920.jpg
 
 
 

Sobre el autor

 

A través de la música, los guiones, el periodismo y la literatura, Gustavo A. González se ha valido de un estilo original e intuitivo para contar historias. La imaginación y el humor han sido sus grandes compinches desde la infancia, y a lo largo de los años su creatividad ha encontrado diversas formas de expresión. Evidencia de ello es su prolífica faceta de músico y compositorEstudió cine en Italia y en su haber cuenta con distintos créditos en películas, cortos y series televisivas. Ganador de un Emmy, ha desarrollado su carrera como comunicador social, periodista y productor en Colombia y Estados Unidos. 

Su estilo literario podría ser considerado como “realismo imaginario”, en virtud de que la veracidad de ciertos eventos y descripciones podría ser cuestionada frente a lo inexplicable o fabuloso de su narrativa. Pero más que definir un género, el autor piensa que toda imaginación es realsobre todo en literatura,  de lo contrario, frases suyas como “cuando hablan los dientes, crujen las nueces” no sonarían tan claras ni dejarían al lector masticando interpretaciones.